Hoy, 22 de noviembre de 2019, se cumplen 70 años de la gratuidad universitaria que eliminó los aranceles y permitió que les hijes de les trabajadores accedan a la educación superior.

El Decreto del gobierno Peronista es un hito fundamental en nuestra historia para entender por qué nuestra universidad al día de hoy es gratuita y de alta calidad académica. Una gratuidad que más de una vez quiso ser puesta en discusión por los sectores conservadores, pero que se ha mantenido por la defensa de la educación pública por parte de estudiantes como docentes, trabajadorxs e investigadorxs.

Después de 4 años de vaciamiento universitario por parte del macrismo, tenemos el desafío de volver a poner de pie a nuestras universidades, mejorando el presupuesto e incentivando el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Debemos recuperar la idea de universidades al servicio del pueblo y de las necesidades sociales, como derecho de todxs y no como privilegio de pocxs.

Quizás te interese: Educación: recuperar el papel de la educación y el rol del Estado.

En una sociedad que pretende tener igualdad de oportunidades, el acceso de la educación gratuita y de calidad debe ser siempre una prioridad. A 70 años de la gratuidad y a 100 años de la reforma universitaria, sabemos que sólo con ser gratuita no alcanza, tenemos que lograr que sea inclusiva y popular para que todos los sectores sociales puedan ingresar.

Debemos ponernos nuevas metas y avanzar también hacia una universidad feminista, con perspectiva de género y que incluya a las diversidades.

Por una universidad pública, feminista y popular.

Valeria Spangenberg- AUGE estudiantil