Desde el 3 de junio del año 2015 con las masivas movilizaciones bajo la consigna “Ni una Menos” la Violencia contra las Mujeres como un problema social de orden público se instaló en la agenda política argentina. La sociedad se sintió interpelada por los femicidios como la forma más tremenda de la violencia de género, una violación a los derechos humanos que sigue expresando la desigualdad histórica en las relaciones jerárquicas entre hombres y mujeres. En particular en la Ciudad de Buenos Aires, el reclamo contra femicidios, travesticidios y transfemicidios que suceden actualmente cada 27 horas continúa convocando a la ciudadanía, especialmente a mujeres y colectivos LGTTTBIQ entre los principales ejes de las luchas por la igualdad de derechos. La prevención contra la Violencia de Género es uno de los contenidos de la Ley Nacional de Educación Sexual Integral 26150, de la Ley de ESI de la Ciudad 2110 y de la Ley Nacional 27234 que dispone se realicen Jornadas Escolares para el #NiUnaMenos.

La Ley 26485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, se sancionó en el año 2009 pero no se implementó con políticas públicas específicas y transversales que impriman en enfoque de género en las distintas áreas de gobierno para capacitar a los organismos que son receptores de la problemática y responsables de su prevención, sanción y erradicación, como salud, justicia y derechos humanos, desarrollo social, educación, justicia, seguridad, etc. En la CABA el presupuesto de la Dirección General de la Mujer para aplicar el Programa de Atención Integral de las Víctimas de Violencia Doméstica y Sexual, y sostener los Centros Integrales de la Mujer (CIMs) fue tan sólo del 0,08% del presupuesto total en 2018.

El estudio llevado adelante en 2018 por el Observatorio Ahora que sí nos ven, a cargo de Raquel Vivanco, con el acompañamiento de la Comisión de Políticas Sociales y Economía Social del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (CESBA), posibilita acceder a información acerca de la Violencia cotidiana que viven las mujeres en la CABA a partir de sus propias percepciones en los distintos ámbitos y modalidades contemplados por la legislación vigente. Los datos relevados son alarmantes: 9 de cada 10 mujeres han recibido algún tipo de violencia machista, el 45% llegó a recibir violencia de tipo sexual, el 58% recibió violencia de género en el espacio público, el 37% en espacios educativos, el 31% en lugares de esparcimiento y el 42% en su trabajo.

Desde el CESBA durante el año 2018 aprobamos e implementamos un Protocolo de prevención y actuación ante casos de violencia de género en el organismo, y elaboramos una iniciativa legislativa que, siendo votada por unanimidad en la Legislatura Porteña en el mes de diciembre, se convirtió en la Ley 6083/18 de Prevención, Abordaje y Erradicación de la Violencia de Género en el Ambito Laboral. La normativa es de aplicación” en todo el Sector Público de la CABA comprensivo de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, las comunas, los organismos descentralizados, entidades autárquicas, organismos de la seguridad social, las empresas y sociedades del Estado, sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, sociedades de economía mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado de la Ciudad tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias” (Art. 2) y tiene como primer objetivo “Fortalecer, reconocer y garantizar los derechos de las mujeres y personas pertenecientes al colectivo LGTTTBIQ a una vida libre de violencias de género en el ámbito laboral” (Art.4). Actualmente el Protocolo espera sea reglamentado para su puesta en marcha en la administración pública porteña.

Según el relevamiento del mes de agosto de 2019 del Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” ya son 223 femicidios: 200 mujeres asesinadas por violencia de género y 23 femicidios vinculados de varones, niñas y niños; 5 de estos femicidios ocurrieron en la Ciudad. Es indispensable visibilizar el alcance de la problemática de la violencia de género en todos los ámbitos: privado, vía y transporte público, laboral, educativo, recreativo y cultural, que exige implementar políticas públicas activas y eficientes con presupuesto adecuado para construir una Ciudad segura y amigable para con las mujeres, diversidades y disidencias.

Laura González Velasco
Directora Proyectos Especiales CESBA
Integrante del Frente por la ESI y el Parlamento de Mujeres de la Legislatura porteña
Candidata a Legisladora del Frente de Todos