En la jornada de hoy realizamos el cierre al Programa Argentina Unida por Educación y el Trabajo en la Ciudad de Rosario. Recibimos la visita del Secretario de Desarrollo Humano y Hábitat de Rosario, Nicolás Gianelloni, en el Centro de Convivencia Barrial Tío Rolo dónde pudo apreciar el trabajo de pintura y acondicionamiento que realizaron los trabajadores y trabajadoras de Barrios de Pie. También participó del encuentro con los trabajadores de la Economía Popular, Gonzalo Orellana, Director de Fortalecimiento Comunitario de la Municipalidad.

El Lanzamiento del programa generó mil puestos laborales y fue firmado entre el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través del Subsecretario de Economía Social, Daniel Menéndez y el Municipio de Rosario para el reacondicionamiento de escuelas y Centros de Convivencia Barrial. Entendemos que es el puntapié inicial que permitirá la posibilidad de futuros proyectos que contemplen la generación de empleo digno.

Los últimos cuatro años, del gobierno de Macri, representaron un duro golpe a los principales índices e indicadores sociales y económico del país. En este período cayeron los salarios, las jubilaciones, la producción, el empleo y las reservas del Banco Central (BCRA) mientras que la inflación (la más alta desde 1992), el dólar (en todas sus variantes), el riesgo país (el más alto desde 2005) y la tasa de interés (la más alta del mundo) crecieron. Esto generó el cuadro actual de situación, se agravaron los problemas de pobreza e indigencia, la falta de trabajo, la inseguridad alimentaria (hambre, desnutrición o malnutrición). Se agudizaron las desigualdades sociales alargando la brecha entre los más ricos y los más pobres.

  • Facebook
  • Twitter
  • Facebook
  • Twitter

El modelo económico implementado por el macrismo generó más de 4 millones de pobres y el desempleo alcanzó a 2 millones de personas. Dentro de ese número, los que más sufren son los jóvenes, sobre todo los de los sectores populares. Nuestro país es el que mayor índice de desempleo juvenil tiene en la región; 2 de cada 10 pibes están sin trabajo.  El mercado de trabajo continúa expulsando y marginando a los que menos tienen. El consiguiente incremento de las necesidades y, sobre todo, del hambre, muestra su peor cara en nuestros barrios.  La economía formal y el sistema no dan respuesta y nos confina a conformarnos con la subsistencia. 

En este contexto vemos con buenos ojos la colaboración conjunta entre los distintos Estados nacional  y municipal y las organizaciones sociales para desterrar la mirada asistencialista que ha primado durante años para pasar a una perspectiva de producción y trabajo.

Queremos esperanza y un porvenir justo amparado en la base de la dignidad del trabajo. Sobre la organización, el laburo colectivo y la solidaridad es que aspiramos a romper los condicionamientos que nos impone la desigualdad, la pobreza y el hambre.

Estaremos firmes y dispuestos a trabajar para sacar al país adelante y aportar a nuestra querida Rosario. Defenderemos las medidas que busquen resolver los problemas estructurales que soportamos a diario. Somos quienes más sufrimos los últimos 4 años y quienes le hicimos frente a las políticas neoliberales que nos trajeron hasta acá y seremos parte de la solución, pues, solo con nosotros se puede salir  de la ruina y comenzar a reconstruir nuestra patria y nuestra ciudad sobre las bases de la justicia social y la solidaridad. 

  • Facebook
  • Twitter
  • Facebook
  • Twitter